Declaración pública de la AFEP y AFDD Valparaíso sobre nuevo “Programa de Formación Ciudadana” de la Armada destinado a escolares

Mar 23, 2021

Declaración pública de la Agrupación de Familiares de Ejecutadas y Ejecutados Políticos y de Detenidas y Detenidos Desaparecidos de la Región de Valparaíso.

LA ARMADA NO ES IDÓNEA PARA DESARROLLAR PROGRAMA DE FORMACIÓN CIUDADANA PARA ALUMNOS DE ENSEÑANZA BÁSICA Y MEDIA

La información de la propia Armada nos golpea duramente. Nos parece increíble que tenga la desfachatez de anunciar que llevará a cabo y, de hecho, así lo ha consumado, un “Programa de Formación Ciudadana” para estudiantes de la Enseñanza Básica y Media, lo que es muy lamentable.

Agrava esta insólita intromisión en el sistema educacional del país, que se haya hecho y se siga haciendo, con pleno conocimiento y autorización del actual Gobierno, con su Ministro de Educación, que no pueden ignorar que la Armada no es la institución idónea, moral y éticamente, ni menos docente y legalmente para desarrollar un Programa de esa naturaleza.

Es más, es una nueva agresión a la limpia Conciencia (hay una sucia) y a la Dignidad de nuestro país y, especialmente, a las miles  de  víctimas y  familias que hemos sufrido de  parte de la Armada las gravísimas violaciones a  nuestros Derechos Humanos, calificadas como Crímenes de Lesa Humanidad por el Derecho Internacional Humanitario y cuyos dolorosos efectos se prologan hasta nuestros días por la obstrucción a la Justicia defendiendo y amparando a sus autores, cómplices y encubridores, normalizando y naturalizando, el Olvido, la Mentira, el Silencio, el Negacionismo y la Impunidad,

La Armada de Chile tiene antecedentes históricos antidemocráticos y violatorios de los Derechos Humanos  de antigua data  y otros que son del pasado reciente –un auténtico prontuario- propio de una Asociación ilícita para delinquir que la inhabilitan para desarrollar un Programa de Formación Ciudadana en el Sistema Educacional de Chile.

Señalamos, de manera sucinta, algunos de estos delictuales antecedentes:

1.-  En el año 1891 se  levantó en armas, en un movimiento sedicioso, en contra del Gobierno Constitucional del Presidente Manuel Balmaceda, provocando una Guerra Civil entre chilenos con más de veinte mil muertos y la muerte del Presidente Balmaceda.

2.- Es la rama de las Fuerzas Armadas, la autora principal en la  Preparación, Planificación, Organización y Financiamiento del golpe de estado en contra del Gobierno Constitucional del Presidente Salvador Allende Gossens, como lo explicita el golpista y sedicioso, José Toribio Merino, en el Plan “Cochayuyo” en el libro de su autoría “Memorias de un Almirante”.

3.- En los meses previos (julio y agosto de 1973) al golpe de estado, detienen y torturan en las diferentes unidades de la Armada a los marinos que se oponían al golpe. (De las muchas fuentes, señalamos un texto,   “Los que dijeron no” – autor Jorge Magasich).

4.- Se sigue investigando la responsabilidad de la Armada en el asesinato, a fines de julio de 1973, por la banda fascista “Patria y Libertad” del Comandante Arturo Araya Peeters, Oficial Constitucionalista que se desempeñaba como Edecán del Presidente Constitucional, Salvador Allende Gossens.

5.- Proporcionaron explosivos y logística a los grupos fascistas “Patria  y Libertad” y “Rolando Matus” para atentados terroristas, como dinamitar torres de alta tensión para desestabilizar al Gobierno. (Ver “Rebelde con Causa” de Manuel Salazar)

6.-  La Armada, de acuerdo al Plan Cochayuyo, inició el golpe de Dstado en Valparaíso, que se desarrolló y materializó en todo el país, derrocando al Gobierno Constitucional e imponiendo, junto a las otras ramas de la Defensa Nacional y de Orden, la Dictadura Fascista Cívico Militar de la Ultra Derecha.

7.- Decretan el Estado de Sitio  y el toque de queda permanente, cierran el Congreso Nacional, prohíben los partidos políticos, las organizaciones sindicales y populares, intervienen las municipalidades, nombrando  Delegados Militares que intervienen las universidades, etc., etc.

8.- La Armada es responsable, no la única, de las peores y más brutales violaciones a los Derechos Humanos, de manera sistemática y masiva, en contra del pueblo chileno, a través del terrorismo de Estado. Un auténtico delito de Genocidio.

9.- La Armada practicó el terrorismo de Estado en todos los puertos del país y ciudades donde tenía unidades. Por ahora, señalaremos algunas de las atrocidades cometidas en nuestra Región de Valparaíso:

9.a.- Contra toda la legislación internacional que prohíbe el empleo  de naves, embarcaciones, etc. como cárceles o lugares de reclusión o privación de libertad, emplearon  los barcos facilitados por la Compañía Sud Americana de Vapores (CSAV),  “Maipo”, “Andalien” y el más tenebroso, el “Lebu”, como centros de reclusión y tortura flotantes por el que pasaron y sufrieron los rigores de los tormentos, de las vejaciones, humillaciones y tratos degradantes, centenares de seres humanos. Como si fuera poco, de sus bodegas eran llevados a otros centros de torturas en tierra, más especializados y brutales, para ser devueltos a ellas en estado deplorable, con heridas y daños físicos, sicológicos y síquicos indescriptibles.

9.b.- Como si fuera poco, emplearon el Buque Escuela “Esmeralda” también como cárcel flotante y lugar de torturas, de mujeres, jóvenes y viejos. La otrora «Dama Blanca» quedó manchada para siempre con los sufrimientos de nuestros seres queridos, de nuestras y nuestros compañeros, vecinos, etc., y su sangre allí derramada. Por eso, es repudiada en Chile y en cada puerto de cualquier país donde pretende recalar en su viaje de instrucción anual y nunca más será la Embajadora de Chile.

9.c.- Es más, en la “Esmeralda” se torturó y de ella desapareció (hasta nuestros días) el sacerdote Miguel Woodward.

9.d.- La Armada, además, empleó como centro de prisión y tortura el Fuerte Miller de Recre Alto, en Viña del Mar, Región Valparaíso, hoy inexistente,

9.e- Otro centro de prisión y tortura fue el Cuartel Silva Palma de la Armada, de la Subida Taqueadero del Cerro Playa Ancha.

9.f.- Tal vez el más recordado por su salvajismo en el trato de nuestros familiares, compañeras y compañeros, etc., fue la siniestra Academia de Guerra Naval del Cerro Playa Ancha. El edificio de cuatro pisos que ocupaba  fue sorpresivamente demolido en 48 horas por la Armada, antes de que fuera declarado Sitio de Memoria.

9.g.- La magnitud del terrorismo de Estado con tantas prisioneras y prisioneros políticos los llevó a abrir un campo de concentración en Colliguay denominado por la Armada  “Isla Riesco” en la Comuna de Quilpué, Región de Valparaíso.

9.h.- Otro campo de concentración fue Ritoque, denominado por la Armada “Melinka” en la Comuna de Quintero, Región de Valparaíso.

9.i.- También, en la primera época del terrorismo de Estado, usaron diferentes establecimientos educacionales como centros de prisión, como la Universidad Técnica Federico Santa María del Cerro Placeres y el Liceo N° 2 de Niñas de Avenida Brasil de Valparaíso, entre otros.

9.j.- Para la prisión política de mujeres, empleó el recinto religioso de las monjas del Buen Pastor ubicado en el plan de Valparaíso.

Estos son algunos sitios de la ignominia, sin perjuicio de otros clandestinos que se sigue investigando y documentando sus ubicaciones. Pero, hay más…

9.k.- Otros ejemplos de la indignidad y crueldad de la Armada, son la detención ilegal y las torturas del menor Marco Contardo, en cuya querella se dictó recientemente la sentencia de primera instancia que condena a altos oficiales de la Armada;  el asesinato de Marcelo Barrios Andrade, hermano de nuestra dirigenta, Gladys Barrios, un joven estudiante de Historia e integrante de FPMR que fue masacrado en su modesta casa con explosivos y armamento de grueso calibre, en un operativo descomunal en el Cerro Yungay; el asesinato en la Base Aeronaval de El Belloto, Región Valparaíso, del dirigente del Sindicato de la Construcción, Ramón Donato Navia Martínez, y de los llevados a la muerte en el Barco «Maipo», el profesor y administrador público, jefe nacional del Departamento de Investigaciones Aduaneras (DIA), Luis Sanguinetti Fuenzalida, y en la siniestra Academia de Guerra Naval, el profesor Félix Francisco Figueras Ubach.

9.l.-La Armada, a través de su delegado militar en la Municipalidad de Valparaíso, el capitán de navío, de Infantería de Marina, Matías Valenzuela Labra, publicaba en el diario “El Mercurio” de Valparaíso, una inserción pagada, al más puro estilo nazi, titulada, “COOPERACIÓN DE LA I. MUNICIPALIDAD DE VALPARAÍSO A LA CAMPAÑA DE DEPURACIÓN NACIONAL DE LA JUNTA DE GOBIERNO” en el que llamaban a denunciar y a entregar a la Armada a dirigentes políticos nacionales y locales, a dirigentes sindicales y sociales, a profesionales, académicos, científicos, por traición a la Patria y peligro a la seguridad interior del Estado. incluidos en una lista, entre los cuales se encontraba el actual presidente de nuestra Agrupación de Familiares de Ejecutadas y Ejecutados Políticos y de Detenidas y Detenidos  Desaparecidos de la Región Valparaíso, AFEPDD Valpo.  (Ver diario El Mercurio de Valparaíso de 12 de octubre de 1973, página 15, y ediciones anteriores y posteriores a la fecha indicada del mencionado diario).

9.m.- Y, a mayor abundamiento, la Armada ha autorizado, en esta época post dictadura, al interior del Fuerte Aguayo de Infantería de Marina, ubicado en la Comuna de Concón, Región de Valparaíso, la instalación de un enclave, financiado y construido por la Agencia FEMA del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos de Norteamérica (USA Army),  para la preparación, formación y permanente entrenamiento a comandos militares y policiales en la lucha y represión antisubversiva urbana y en todo lugar y terreno.

Este enclave del Ejército norteamericano en el Fuerte Aguayo fue inaugurado durante el primer gobierno del actual presidente de Chile, Sebastián Piñera, siendo Ministro de Defensa el actual Ministro de Relaciones  Exteriores de este segundo gobierno de Sebastián Piñera, Andrés Allamand, quien no participó en esa ceremonia -no se sabe si no supo, no fue informado o no fue invitado- pero sí  estuvo presente el Embajador de Estados Unidos, que fue quien lo inauguró, seguramente porque pusieron el financiamiento, junto al jefe naval del Fuerte Aguayo, el capitán de Infantería de Marina, Pablo Zanetti. No necesitamos decir quiénes son las y los instructores de estos futuros expertos y expertas represores del enemigo interno que, según la Doctrina de la Seguridad Nacional, es la mayoría del pueblo de Chile.

Estos son algunos de los antecedentes “Académicos” y “Prácticos” de la Armada de Chile que dejan en claro, repetimos, la falta de idoneidad moral y ética para entrometerse en el sistema educacional de nuestro país con un “Programa de Formación Ciudadana”  para estudiantes de Enseñanza Básica y Media.

Nos preguntamos:

¿Pretende la Armada blanquearse ante nuestra sociedad y, de manera especial, ante las futuras generaciones de nuestro país ocultando, silenciando mintiendo, practicando el negacionismo más descarado de sus gravísimas violaciones a los Derechos Humanos?

¿Les ha dicho y dirán la verdad que nunca han cooperado con la Justicia para esclarecer los crímenes de lesa humanidad consumados por sus integrantes y miembros en el marco de su política represiva oficial extrema, sistemática y masiva de exterminio de una parte de nuestra sociedad, en la que se encuentran nuestros familiares, por el solo hecho de pensar diferente?

¿Temen no tener un reclutamiento adecuado por estos antecedentes y preparan e invitarán, sin la verdad, a estos estudiantes del mencionado Programa de “Formación Ciudadana” para reclutarlos?

¿Les han dicho y dirán en ese Programa a los alumnos que siempre han estado del lado de los poderosos, de la burguesía dominante, de la oligarquía financiera, etc., que ha explotado, abusado y saqueado a la mayoría de nuestro pueblo y han sido su brazo armado para defender sus poder y privilegios?

¿Les han dicho y dirán a los estudiantes de ese “Programa de Formación Ciudadana” que en la Corte de Apelaciones de Valparaíso, los Ministros y la Ministra en Visita Extraordinaria con Dedicación Exclusiva o Preferencial, para las Causas de Violaciones a los Derechos Humanos, llevan más 500 (quinientas) querellas, en su inmensa mayoría contra miembros de la Armada de Chile por asociación kilícita, por detenciones y privación de libertad ilegales, por torturas, tormentos, tratos crueles, inhumanos y degradantes, por violaciones  sexuales a prisioneras, por secuestro calificado con resultado de muerte, por desaparición forzada, por homicidios, ejecuciones, etc., etc., todos delitos calificados como crímenes de lesa humanidad por Convenciones, Tratados, Pactos, Protocolos Adicionales, Resoluciones de Tribunales Internacionales y otros instrumentos que conforman el Derecho Internacional Humanitario que el Estado de Chile ha suscrito y ratificado y se obligó a respetar y no lo ha hecho?

¿Les han dicho y dirán que su institución, la Armada, contribuyó grandemente con sus graves violaciones a los derechos humanos, con sus crímenes de lesa humanidad, para que el Estado de Chile y su dictadura fueran condenados por la Asamblea General de las Naciones Unidas durante los 17 años que usurpó el Gobierno y el poder estatal? (Ver Resoluciones de la ONU).

¿Les han dicho y dirán a sus alumnos que también fueron muy buenos contribuyentes por las violaciones y crímenes de lesa humanidad que cometieron, a que se formara la “La Comisión Internacional Investigadora de los crímenes de la Junta fascista de Chile” encabezada por el parlamentario y jurista finlandés Jacob Sederman y el jurista sueco Hans Goran Frank, la que realizó varias audiencias en diferentes ciudades de Europa y el mundo con víctimas y testigos, cuyos archivos son documentos valiosos para la construcción de la Memoria Histórica de nuestra tragedia?

¿Les han dicho y dirán a esos estudiantes que pretenden darles una «formación ciudadana» que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU constituyó un Tribunal (Ad Hoc) en Ginebra para juzgar y condenar las violaciones y los crímenes de lesa humanidad en contra de las trabajadoras y los trabajadores, de sus dirigentes y organizaciones, como la CUT de la época y de todo el movimiento sindical, y que los defensores del terrorismo de Estado hicieron el ridículo negando lo evidente, tergiversando, mintiendo que en el Chile del tirano genocida se respetaban los Derechos Humanos?

Sus Actas son otros documentos indispensables de la Verdad para construir la Memoria.

Por último, nada de lo aquí escrito sucintamente es ficción o mentira. Su veracidad está respaldada por evidencias irrefutables, por las expresas y los expresos políticos sobrevivientes al terrorismo de la Armada, por nosotros, familiares de los ejecutados-asesinados y de las detenidas y detenidos desaparecidos, por las y los innumerables testigos presenciales, por los testimonios indesmentibles, por las declaraciones y careos ante la Corte de Apelaciones, por los artículos de prensa, documentales y películas, por infinidades de libros testimoniales, por las reconstrucciones en los sitios  de los sucesos de cómo ocurrieron estos crímenes de lesa humanidad, por las  visitas del Ministro de la Corte con las victimas sobrevivientes y familiares de ejecutados y desaparecidos a los diferentes sitios de la indignidad, de la tortura, de los asesinatos y los sufrimientos más atroces con que la Armada marcó para siempre a miles de seres humanos, a sus familias, a la sociedad chilena  y a la Humanidad toda.

Por estos antecedentes, aunque hay más, exigimos el término de la intromisión de la Armada en el Sistema Educacional de nuestro país.

¡Ni Perdón ni Olvido!
¡Verdad y Justicia, nada más, pero nada menos!
¡Juicio y Castigo a todos los genocidas, ahora!

Agrupación de Familiares de Ejecutadas y Ejecutados Políticos y de Detenidas y Detenidos Desaparecidos de la Región de Valparaíso
Personalidad Jurídica 217398-2015
Marzo de 2021

Fuente: Diario La Quinta

Comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias que te podrían

Pin It on Pinterest

¡Comparte en tus redes!