Especial #MemoriasLGBTIQ+ : Disidencia sexual en la dictadura civil-militar.

Jun 28, 2020

Las personas pertenecientes a la disidencia sexual también fueron perseguidas, atormentadas y silenciadas durante la dictadura civil-militar chilena. Muchas se limitaron y se vieron condicionadas a vivir en ese olvido, pero también existieron otras que decidieron hacer frente a la represión, discriminación y marginalidad de una sociedad machista y un régimen autoritario.

La violencia estructural ejercida sobre las libertades y los cuerpos de la comunidad LGTBIQ+ durante la dictadura chilena tenía su repercusión también en lo legal. Los artículos N° 365 y 373 del Código Penal criminalizaban las expresiones que representaran una orientación sexo-afectiva e identidad de género fuera de la norma moral instaurada. Aquello era utilizado constantemente por agentes del Estado para profundizar la represión hacia los cuerpos, en vulneración de sus derechos humanos.

A esto se sumaba el paradigma valórico conservador influenciado fuertemente por la iglesia católica, que ponía a la familia heteronormada como núcleo central de la sociedad, estigmatizando y castigando social, cultural e institucionalmente cualquier expresión que subvirtiera dicho orden.

Asimismo, la homo/lesbo/bi/transfobia instaló un discurso social que vinculaba a la disidencia sexual con la portación de enfermedades -como el VIH, que llegaron a llamar como la “peste rosa”-, la drogadicción y el comercio sexual, estigmatizaciones propias de una sociedad machista y conservadora potenciada por el régimen dictatorial.

Uno de los crímenes de odio más mediáticos en dictadura es el de Mónica Briones, mujer lesbiana que en 1984 fue asesinada a golpes por un hombre. La versión oficial ocultó el crimen, atribuyendo la muerte de Mónica a un “atropello accidental”.

Muchas personas pertenecientes a la disidencia sexual tuvieron que convivir con su orientación sexual e identidad de género de forma clandestina. Cientos de testimonios dan cuenta la violencia sistemática ejercida por carabineros y militares contra personas disidentes sexuales durante la dictadura, en los que se observan relatos de vejaciones y actos discriminatorios de todo tipo.

Hoy más que nunca recordamos que el Estado tiene el deber de hacer frente a las formas múltiples de violencia y discriminación que enfrentan personas por causa de su orientación sexual o identidad de género, garantizando la protección de los derechos humanos y libertades fundamentales de una manera justa y equitativa sin distinción alguna. (3ra resolución ONU sobre DDHH, orientación sexual e identidad de género).

Comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias que te podrían

Día de Acción Global por un aborto legal y seguro

Día de Acción Global por un aborto legal y seguro

Expertos en derechos humanos de Naciones Unidas han instado a los gobiernos de todo el mundo a despenalizar el aborto y mejorar su progreso para garantizar el derecho de toda mujer o niña a tomar decisiones autónomas sobre su embarazo. Este es el núcleo de su derecho...

UACH presenta Primer Foro Austral de Museología Contemporánea

UACH presenta Primer Foro Austral de Museología Contemporánea

El evento se transmitirá en el Facebook Live @museosaustral y contará con la participación de Lucrecia Conget, Jefa del área Museografía y diseño Museo de la Memoria. Este 29 y 30 de septiembre se llevará a cabo el Primer Foro de Museología Contemporánea, iniciativa...

Pin It on Pinterest

¡Comparte en tus redes!