Javier Marticorena Álvarez
Bajo una luz Salvaje

 

 

“Lo mejor que podemos ser hoy con un mundo que se desploma como telón de fondo, es juntos y en la calle, quizá éste sea nuestro último retrato”.

Javier Marticorena Álvarez

 

La muestra “Bajo una luz salvaje” del artista Javier Marticorena se inaugura bajo el presente ciclo #Acciones18 del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Se trata de  alrededor de 20 pinturas recientes pertenecientes a la serie de “Las Marchas”, iniciada el año 2006 con la llamada “Revolución Pingüina” en Santiago de Chile y una composición visual -realizada en conjunto con el músico José Manuel Gatica- que despliegan de manera virtual en un recorrido interpretativo por las zonas de resistencia en las ciudades y pueblos de Latinoamérica.

Habla de “zonas” porque se trata de un imaginario grávido, situado sobre una geografía conocida y que no es otra cosa que una flora y una fauna derivada de la propia diversidad de los movimientos callejeros. Es en este escenario en el que hurga su pintura; un espacio urbano en el que es posible encontrar virtualmente de todo.

 

 

El ejercicio que realizo para enfrentar esta búsqueda transita por el deslinde entre lo figurativo y lo abstracto, a la vez que asigna una buena parte del resultado a la casualidad. Es una técnica que somete y es sometida por el oficio en partes iguales y que apuesta su suerte más a un movimiento a ciegas que a una mancha conducida. Es el mandato de la realidad como se nos presenta hoy: como un recinto colmado de puertas sobre las que debemos decidir, ante las que la vacilación es un puente y el resultado será siempre incierto, aferrado a un trazo y a un uso del color que circula entre el control y el desborde permanentes.

 

Flavia Berger, Santiago, cuarentena del año 2020

 

 

Marcha 01_08_20, óleo sobre papel, 38 x 55 cms. 2020

 

 

Marcha 11_17, óleo sobre papel, 28 x 38 cms. 2018

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí vamos madre los abrazados por tu ira, los expulsados del volcán, los feroces
hijos de la oruga gestados en el rocío, los tercos muebles del ser. Los que hicimos del
tiempo una barca alada sin remeros ni tambor, los niños sucios, todos los santos con
lágrimas de tinta cantando un tema radial, con toda la sangre dentro, sumados no sin
resta bajo esta luz que inventa cada mañana y sin respiro, nuevamente las cosas.

 

 

 

 

Marcha Nord III, óleo sobre papel, 110 x 154 cms. 2019

 

 

Det.

 

 

 

 

Marcha Nord IV, óleo sobre papel, 110 x 154 cms. 2019

 

 

Det.

 

 

 

 

Marcha 07_20 I, óleo sobre papel, 110 x 154 cms. 2020

 

 

Det.

 

 

 

 

Marcha Nord II, óleo sobre papel, 110 x 154 cms. 2019

 

 

Det.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el juego del decapitado se ha de ser de filo y madera honda.
En el juego del colgado se ha de ser de gravedad y soga.
En el tráfago de la colmena la reina trabaja a oscuras, como a oscuras trabaja el
corazón dentro del pecho. Y con bestial encono modela y lastra.
En el juego de la lanceta se ha de remover el cuerpo, el temblor en el corazón,
el infarto en la mano.

 

 

Román, óleo sobre papel, 17,5 x 21,5 cms. 2013

 

 

 

 

Marcha Nord V, óleo sobre papel, 110 x 154 cms. 2019

 

 

Det.

 

 

 

 

Marcha 07_20 II, óleo sobre papel, 110 x 154 cms. 2020

 

 

Det.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Numero Que Vacila es una sucesión de
pinturas animadas. La composición sono-
ra es de José Manuel Gatíca y fue hecha en
base a registros del ambiente callejero en
Santiago en los días posteriores al estallido
del 18 de octubre del 2019.

 

 

 

 

Marcha 07_20 II, óleo sobre papel, 110 x 154 cms. 2020

 

 

Det.

 

 

Marcha 20_08_20, óleo sobre papel, 38 x 55 cms. 2020

 

 

Marcha 18_09_20, óleo sobre papel, 38 x 55 cms. 2020

 

 

Judith, óleo sobre papel 20 x 28 cms. 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aprovechó la hora en que todos escrutan su propio cielo, la hora rosa, y huyó del paraíso
con hambre de hiena, con espanto de res.
Atravesó la estepa agazapado y jadeante, perdió la cuenta de sus pasos y el mapa que lo
llevaría al cruce. Divisó animales, absorto contempló los pájaros innumerables bajo ese
nuevo cielo. Rió de rodillas, silbó su canción de niño y se alejó de a poco, como los amigos
en las fotos, como las sirenas y el espejismo dorado a sus espaldas.

 

 

 

 

Marcha 29_08_20, óleo sobre papel, 38 x 55 cms. 2020

 

 

Det.

 

 

 

 

 

En el contexto del estallido social chileno,
Javier Marticorena, Manuel Florencio
Sanfuentes y Palito Wood, publican por
medio de ediciones Al Fragor, el llamado
Pliego Solidario Malecón. Este pasquín
circula de mano en mano con testimonios
y colaboraciones emanadas de fuentes di-
versas. En este enlace es posible revisar
tanto las ediciones de Malecón como los
primeros números de libros de arte y
poesía que han venido publicando.

 

 

 

 

 

 

La muestra Bajo Una Luz Salvaje ha sido posible gracias al trabajo siempre generoso
de mis amigos Flavia Berger en la producción y José Manuel Gatíca en el diseño sonoro.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Comparte y conecta

¡Comparte con tus amigas y amigos!