Se tramita proyecto de ley que busca reconocer a los Selknam como grupo vivo y amparar a sus descendientes bajo las normas de la Ley Indígena

Jun 23, 2020

Según los libros de historia son un grupo humano que se extinguió a principios del siglo veinte, perseguidos por los colonizadores y agotados por las enfermedades.

Pero ¿realmente el pueblo selknam, primeros pobladores de Tierra del Fuego, desapareció de este mundo? En Argentina donde vivieron los últimos representantes de esa cultura milenaria se reconoce a sus descendientes.

Hasta hace poco nada de eso había en Chile. Pero familias que se reconocen herederas se organizaron y buscan el reconocimiento de la sociedad.

Son nietos y bisnietos de niñas y niños Selknam que fueron separados de sus padres y criados en distintos puntos del país, lejos de sus orígenes.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas hay 1.144 personas que hoy se declaran descendientes de esas personas.

Su organización, la Comunidad Selknam Covadonga Ona, impulsó un proyecto para que el Estado los reconozca en la Ley Indígena, La propuesta ya está en trámite en el Congreso.

La propuesta ya fue aprobada en la comisión de derechos humanos y este martes la revisó la sala. La única representante de Magallanes que habló en esa instancia fue Sandra Amar.

El proyecto de ley hasta ahora ha concitado apoyo transversal en el Congreso, pero queda mucho camino legislativo. Buscan ser el décimo pueblo indígena reconocido por el Estado y sobre todo reivindicar una cultura que lejos de extinta, está viva en ellos.

Fuente: ITV Patagonia.

Comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias que te podrían

Homenaje a los niños víctimas del Chile de Pinochet

Homenaje a los niños víctimas del Chile de Pinochet

Fueron 33 chicos muertos en la dictadura y uno fue secuestrado y dado en adopción a padres argentinos vinculados a Videla. "No hay un parque donde recordarlos, ni un memorial, nada", señala la autora María José Ferrada.  por Juan Carlos Ramírez Figueroa Treinta y dos...

Pin It on Pinterest

¡Comparte en tus redes!